Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte de un rapero provoca una ola de violencia en Grecia

De nuevo las calles de Atenas se han convertido en una batalla campal. La mecha de los enfrentamientos entre manifestantes y policía esta vez no ha sido la crisis económica, sino el asesinato del rapero de 35 años Pavlos Fyssas, más conocido por su nombre artístico Killah P, apuñalado el martes por un  simpatizante del partido Amanecer Dorado.

La polémica ha llegado hasta el Parlamento, donde la formación de extrema derecha cuenta con una fuerte presencia. Uno de los miembros del partido extremista aseguraba en la Cámara que ellos no tenían nada que ver con esa muerte, pero eso no ha calmado los ánimos de los manifestantes que protestaban en las calles de Atenas. Al final, al menos dos agentes han resultado heridos y se han producido decenas de detenciones.