Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un motín en una cárcel de México deja 52 muertos

Motín en una cárcel mexicanaEFE

Han muerto 52 personas como consecuencia de un motín registrado en el Penal de Topo Chico, en el estado de Nuevo León, situado en el noreste de México, según el gobernador del estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón. Las víctimas mortales son presos y algunos celadores. Las autoridades han dado por controlado el motín de Topo Chico y descartan fugas.

En una comparecencia en la que no ha aceptado preguntas de la prensa, el gobernador ha dicho que el motín comenzó a las 23.30 horas del miércoles con "un enfrentamiento" entre dos presos, identificados como Iván N, alias 'El Credo', y Pedro N, alias 'El Z-27'.
Rodríguez no ha facilitado las identidades de los fallecidos, a la espera de comunicar a los familiares la noticia, y ha subrayado que lo sucedido ha sido un enfrentamiento entre dos grupos de presos y no una fuga de reclusos. La cadena de televisión Milenio ha asegurado que el centro penitenciario, el más antiguo del estado de Nuevo León, tiene una sobrepoblación carcelaria del "21 por ciento".
Los medios locales han informado de que cientos de familiares se han acercado al penal para averiguar si sus allegados están bien o han fallecido en los altercados. Las autoridades de Nuevo León no han aclarado si los fallecidos son todos presos o si también hay celadores y personal penitenciario entre las víctimas mortales.
Según testigos consultados por diarios locales, en el interior del centro penitenciario se han registrado "detonaciones" e "incendios", así como una "fuerte movilización" policial para poner fin a los altercados.
Varios vecinos han relatado que un grupo de presos se ha hecho con el control de uno de los pabellones de la prisión en torno a la medianoche del miércoles al jueves y lo ha incendiado para distraer la atención de las fuerzas de seguridad y lograr fugarse del penal. Testigos consultados por el diario 'El Universal' han contado que han escuchado disparos y que los altercados han comenzado cuando varios presos han intentado fugarse del penal.
Los altercados en la prisión han provocado el despliegue en la zona del Ejército, además de agentes de la Fuerza Civil y de la Policía de Monterrey.
Las detonaciones e incendios se han registrado en el Centro de Readaptación Social de la cárcel y han comenzado a medianoche. Desde el exterior de la cárcel, varios testigos han asegurado que han escuchado detonaciones y explosiones, algunas de ellas supuestamente provocadas por granadas de fragmentación. También se han oído consignas gritadas por presos del Centro de Readaptación Social.