Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kate Middlenton obligada a hacer reverencias por no tener "sangre real"

Kate Middlenton discriminada por no tener sangre realcuatro.com

La decisión ha sido tomada directamente por la reina de Inglaterra, Isabel II

La Duquesa de Cambridge, Kate Middlenton, puede llegar a ser un día reina pero a pesar de ello, su condición de no ser "princesa de sangre" la degrada a un escalón inferior. La Casa de Windsor ha decretado la norma de protocolo donde las "princesas de sangre" tienen preferencia a la hora de saludarse.
Según informa el diario The Telegraph, la casa real inglesa se ha puesto en contacto con los duques de Cambridge para comunicarles las nuevas normas de protocolo que afectarían a la esposa del príncipe Guillermo, Kate Middlenton. Esta nueva norma ha sido decretada directamente por petición de la reina Isabel II de Inglaterra y da preferencia a las "princesas de sangre" cuando se encuentran para saludarse en forma de reverencia.
Esta nueva regla señala que Kate Middlenton en los momentos en que no esté acompañada por su esposo el duque de Cambridge, príncipe Guillermo, debe hacer una reverencia a mujeres de la familia real que por sus venas corra sangre de reyes. Entre estas mujeres estarían incluidas la princesa Alexandra y las hijas del duque de York, las princesas Beatriz y Eugenia.
Cuando Guillermo está con ella, no es necesario que Kate  doble la rodilla, pero ella debe hacer una reverencia al Príncipe de Gales, la duquesa de Cornualles, la reina y el duque de Edimburgo.
Según la casa real, la orden de prioridad ha sido una simple cuestión de seguir el precedente que se estableció cuando el Príncipe de Gales se casó con Camilla Parker Bowles.
Kate Middlenton puede llegar ser reina pero eso no importa a la Casa de Windsor, quienes en muchos aspectos siguen anclados en prácticas del pasado y quieren hacer distinción de sangre a pesar de pertenecer todos a la misma familia.