Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El módulo Philae se despierta tras siete meses de letargo

philae, rosetta, cometa,  cometa 67Pcuatro.com

El módulo de aterrizaje Philae de la nave Rosetta, que está sobre el cometa 67P/CG, ha podido recargar sus baterías después de que se estas se hubieran agotado al no disponer de luz solar suficiente para recargarse. Philae aterrizó en un punto distinto del cometa al que la Agencia Espacial Europea (ESA) tenía previsto, y ese fue uno de los motivos por los que ha tenido que entrar en modo de hibernación durante siete meses. El aterrizador podrá continuar con la misión prevista.

Siete meses después de su accidentada llegada y desaparición en la superficie del cometa 67P/CG, el aterrizador Philae de la ESA se ha puesto en contacto con la nave Rosetta, que orbita este cometa, y a través de ella, con la Tierra.
La Agencia Europea Espacial (ESA) anunció el restablecimiento de comunicación entre Rosetta y su sonda de aterrizaje, que dejó caer sobre el cometa el pasado 12 de noviembre. Un fallo en el sistema de anclaje, impidió que Philae se quedara en el punto prefijado de la superficie y acabó rebotando varias veces hasta que terminó reposando en un lugar que no pudo determinarse, porque la falta de luz solar en ese punto provocó un agotamiento de baterías y que Philae entrase en hibernación.
Meses después, gracias al acercamiento del cometa al Sol, y según esperaban los científicos, más energía solar y temperatura han debido permitir una recarga de baterías de la nave, y que restablezca comunicación. Las señales fueron recibidas en el control de la misión, en Darmstadt (Alemnia), el 13 de junio a las 22:28 hora centroeuropea, "Philae lo está haciendo bien. Está operando a -35 grados celsius y dispone de 24 vatios de potencia", explicó Stephan Ulamec, jefe científico de la misión. "El aterrizador está listo para operaciones".
Durante 85 segundos, Philae 'habló' con su equipo en Tierra, a través del enlace de la nave Rosetta, y en su primer contacto desde que entró en hibernación en noviembre, Ha enviado 300 paquetes de datos almacenados en sus memorias, Sin embargo, el aterrizador tiene capacidad para 8.000 paquetes de datos de memoria, que se espera puedan ser recuperados en próximas conexiones.