Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alto mando de la misión de la OTAN pide aumentar el número de soldados afganos

El comandante del Mando Combinado de la Transición de Seguridad en Afganistán, general mayor estadounidense, Richard Kaiser, responsable de recabar el apoyo a la financiación para costear a las fuerzas afganas, ha reconocido que el tamaño del Ejército afgano está por debajo de la fuerza autorizada y ha confiado en que pueda haber progresos este año para aumentar su número de efectivos.
"El Ejército Nacional afgano está por debajo de los 195.000 (efectivos) autorizados y esto puede ser una parte del desafío en el plano de la seguridad", ha admitido en rueda de prensa en la sede de la OTAN. En cualquier caso ha expresado su confianza en que este año haya progresos para "aumentar el número de soldados afganos".
El alto mando militar ha explicado que los niveles de financiación actuales permitirían sostener una fuerza de 195.000 militares afganos: 157.000 policías nacionales y 30.000 efectivos de la Policía Local Afgana, cifras "requeridas" para llegar al nivel de seguridad "necesario en el futuro". Las fuerzas afganas "no están actualmente en esos niveles, aunque la financiación lo podría soportar". "Lo que no estamos preparados para hacer ahora es para decir que necesitamos menos soldados", ha admitido el general.
Kaiser ha explicado además el problema de contabilizar "claramente" a los soldados afganos que hay para combatir la corrupción, que según las autoridades afganas se elevan a entre 171.000 y 174.000. "No les estoy pagando a todos ahora mismo, sino a un poco menos", ha explicado, al tiempo que ha insistido en la necesidad de "eliminar el estigma de los soldados fantasma".
Así, el general ha explicado que sólo se pagará a los soldados que cumplan tres requisitos: que estén incluidos en la base de datos afgana de Recursos Humanos, que sus datos biométricos estén registrados y que tengan "un carné de identificación válido" de las fuerzas afganas. Además, estará disponible "muy pronto" un sistema informático.
Con este sistema de contabilizar, el Ejército afgano ha ganado "más de 20.000" efectivos, "adecuadamente alistados". "Ahora sabemos quiénes son", ha explicado. "Esto seguirá probablemente hasta finales del verano", ha precisado.
"También lo estamos haciendo para la Policía y la Policía Local", ha agregado. El objetivo es tener un registro mucho más fiable del nivel de fuerzas pese a la corrupción que ha reconocido como "un problema" en Afganistán.
El alto mando ha asegurado que los niveles de financiación actual "están cubriendo" las necesidades y ha celebrado el compromiso de "muchos" países de que seguirán contribuyendo al Fondo Fiduciario de la OTAN para el Ejército afgano.
"Los niveles de financiación actuales han permanecido bastante constantes, especialmente para el Fondo Fiduciario de la OTAN para el Ejército y el Fondo Fiduciario para la Ley y el Orden. Lo que es significativamente diferente es la financiación recibida de Estados Unidos", en su nivel "más bajo" aunque "aceptable", ha precisado.
El fondo para el Ejército Nacional Afgano cuenta con algo más de 1.800 millones de dólares estadounidenses, incluidos 5,4 millones de dólares de España, según datos de la OTAN, en los que no figura la contribución estadounidense.
Se necesitan unos 5.000 millones de dólares anuales de aquí al 2020 para financiar el nivel actual de fuerzas afganas, es decir, 352.000 soldados y policías.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró en julio que estaban "muy cerca" de conseguir todos los fondos necesarios y precisó que, sin contar con Estados Unidos, el resto de países aportarán 1.000 millones de dólares. Estados Unidos se comprometió entonces a aportar prácticamente el resto, según fuentes consultadas.