Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ministros de Exteriores de la UE exploran cómo frenar la amenaza yihadista

Momento de la detención en Melilla del presunto cabecilla de la célula yihadistaEFE

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea exploran cómo frenar la amenaza del terrorismo internacional en Europa, por ejemplo con una mayor implicación con los países foco del extremismo, después de los atentados en París y de la desarticulación de una red yihadista que planeaba atentar en Bélgica de manera "inminente".

La "radicalización de la opinión pública" en los países en donde avanza el extremismo islamista es algo que preocupa a los europeos, por lo que se espera de los ministros que identifiquen fórmulas para combatirla.
Ello incluye reforzar los proyectos de cooperación con países socios como Turquía, Marruecos y Jordania, pero también un análisis más profundo de crisis como la de Siria que "alimentan" el auge del extremismo, advierten fuentes europeas. La necesidad de "estabilizar" países como la propia Siria o Yemen, Nigeria y Libia es parte de la respuesta exterior que deben explorar los ministros.
Además, el ataque contra la revista satírica francesa 'Charlie Hebdo' por la publicación de varias caricaturas de Mahoma, en el que doce personas fueron asesinadas, ha redirigido parte del debate hacia la defensa de la libertad de expresión. Las "diferencias culturales" en cuanto a los límites de la libertad de prensa "justifican abrir el diálogo" con los países de la región, argumentan fuentes europeas.
Los Veintiocho ya adoptaron en octubre una estrategia para frenar a los combatientes extranjeros que viajan a Siria e Irak y regresan a Europa preparados para atentar, pero los ministros podrán retomar esta discusión e identificar medidas complementarias para frenar los grupos yihadistas en Europa.
Aunque no se esperan decisiones de calado en la cita de este lunes, sí será un primer paso en la preparación de la cumbre informal que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE mantendrán en Bruselas el 12 de febrero. Inicialmente convocada para otros asuntos, el terrorismo se ha colado en la agenda y Bélgica ha pedido que la reunión adquiera carácter "formal" para que los 28 puedan adoptar medidas concretas a escala europea.
REVISIÓN DE LA RELACIÓN CON RUSIA
Las relaciones con Rusia, deterioradas por su papel en la crisis de Ucrania, es otro de los asuntos en la agenda de los ministros, con el objetivo de dilucidar si la Unión Europea debe esforzarse por impulsar el diálogo con Moscú, pese a mantener su política de sanciones.
El debate se apoyará en un documento del Servicio europeo de acción exterior (SEAE) que plantea la opción de "retomar el diálogo en áreas de interés común", como el económico y el comercial, como empuje para avanzar en la crisis ucraniana, según resume un alto funcionario.
El texto no cuestiona las sanciones impuestas a Moscú y a la anexionada Crimea, porque lo considera una "política estable y sólida", según las fuentes, pero plantea a los ministros qué áreas de relación se podrían establecer y priorizar con Moscú.
La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, defendió en el último pleno del Parlamento Europeo que es necesario dialogar con Moscú si se quiere avanzar hacia un acuerdo, si bien dejó claro que las sanciones respondían a unos hechos concretos y que no se modificarían mientras no cambiase la situación en el este de Ucrania.
La UE rechaza de plano la ocupación "por la fuerza, de manera ilegal e ilegítima" de Crimea y exige la salida de tropas y armamento ruso de la zona controlada por los separatistas, entre otras exigencias para levantar las medidas restrictivas.
En la reevaluación de las relaciones con Rusia, los jefes de las diplomacias europeas estudiarán también pasos a dar en materia de comunicación para combatir la "guerra de la propaganda" lanza por Moscú contra la Unión Europea y otros socios internacionales.
Al término de la discusión sobre Rusia, los ministros almorzarán con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil El Araby, para hablar de la situación en Siria, Irak, Libia y Oriente Próximo.
La tarde estará dedicada a repasar los esfuerzos del representante especial de Naciones Unidas para Libia, el español Bernardino León, para estabilizar el país y reflexionar sobre qué más puede hacer la UE para favorecer un alto el fuego y el diálogo político, incluida la posibilidad de sanciones.
Y, a petición de España, se discutirá de manera breve sobre las negociaciones de paz en Colombia y el deshielo de las relaciones acordado entre Cuba y Estados Unidos.