Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro italiano, consciente y en contacto con su equipo tras ser operado

Permanecerá hospitalizado varios días y podría reincorporarse al trabajo el próximo lunes
El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, se encuentra hospitalizado tras haber sido sometido este martes por la noche a una operación quirúrgica de angioplastia por una obstrucción en un vaso sanguíneo, según ha informado el diario 'La Repubblica'.
El 'premier' llegó el martes por la noche, en torno a las 22.00 horas, acompañado por su familia y por su propio pie al Hospital Policlínico Gemelli de Roma tras sentirse indispuesto durante y después de su viaje oficial a París, donde se reunió con el mandatario galo, François Hollande. Los médicos del Gemelli le revisaron y decidieron someterlo de urgencia a una operación de angioplastia por una obstrucción en un vaso sanguíneo periférico.
La operación quirúrgica se completó sin complicaciones y el primer ministro italiano se encuentra consciente y en buen estado. Fuentes gubernamentales han contado a la agencia de noticias Adnkronos que la previsión es que pueda reincorporarse al trabajo el próximo lunes, aunque dependerá del dictamen médico.
Según 'La Repubblica', Gentiloni está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos de Cardiología y ha tenido oportunidad de mantener contacto con su equipo por teléfono. Gentiloni tenía previsto viajar a Londres el jueves para reunirse con la primera ministra británica, Theresa May, pero el viaje se ha cancelado por la operación.
El 'premier' se encontró mal el martes durante su visita a París y, de hecho, llegó a comentar a sus colaboradores que no se encontraba bien. Gentiloni visitó París en el marco de una gira para presentarse a sus colegas de otros países europeos tras su nombramiento como jefe del Gobierno.
De vuelta a Roma el martes, Gentiloni se sometió primero a unas pruebas médicas en el servicio sanitario del palacio de Gobierno y, posteriormente, acudió al Hospital Clínico Gemelli, por recomendación de los doctores, que ya le habían hecho una coronografía.
El cardiólogo Luigi Chiariello, que en 2013 operó al Papa emérito Benedicto XVI, ha explicado a Adnkronos que la dolencia de Gentiloni podría ser consecuencia del estrés. "La edad, un estilo de vida frenético y una cardiopatía de base", ha indicado, al ser preguntado sobre los factores que podrían haber causado la obstrucción sanguínea que ha llevado a Gentiloni al quirófano.
"El estrés de las funciones de primer ministro puede ser un factor desencadenante pero hay que pensar que Gentiloni, que es jefe del Gobierno desde hace menos de un mes, era antes ministro de Exteriores, que tampoco es un cargo leve y de mucho reposo", ha señalado.