Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro británico para el Brexit avisa de que una lucha interna sería "catastrófica"

El ministro británico para el Brexit, David Davis, ha coincidido en que una lucha interna en el Partido Conservador sería "catastrófica" para las negociaciones recién iniciada y ha defendido que Theresa May es una "muy buena primera ministra", a pesar de la caída de diputados en las últimas elecciones parlamentarias.
"Seré absolutamente claro, sigo pensando que tenemos una muy buena primera ministra en estos momentos. Sé que está sometida a mucha presión, pero la he visto en acción (...) y creo que es muy buena, que toma buenas decisiones", ha defendido Davis durante una entrevista a la cadena BBC.
Menos de una semana después de que Reino Unido iniciase sus negociaciones con la UE --representadas en este último caso por el excomisario francés Michel Barnier--, Davis ha subrayado la necesidad de tener un "telón de fondo estable" en Londres, donde se han oído ya voces críticas contra May por el mal resultado de los últimos comicios.
El negociado británico ha respondido afirmativamente a la pregunta de si una nueva disputa interna en el Partido Conservador acarrearía consecuencias "catastróficas" para el diálogo y ha llamado a mantener la calma de cara a un proceso que afronta confiado.
En este sentido, ha defendido que los veintisiete países restantes de la UE están "muy interesados" en obtener un buen acuerdo, pero ha evitado ser tajante al respecto. Sobre la posibilidad de que las negociaciones se cierren con un pacto en materia de libre comercio, ha dicho: "Esto bastante seguro, no al cien por cien porque es una negociación".
Davis también ha apuntado que un mal acuerdo sería mejor que uno de "castigo" y ha advertido de que, en tal caso, se levantarán de la mesa. "Tenemos un plan para eso", ha apostillado.