Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro de Perú matiza que lo que estudia el presidente no es un "indulto" a Alberto Fujimori

El primer ministro de Perú, Fernando Zavala, ha matizado este lunes que lo que está estudiando el presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski, no es un "indulto" al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), en prisión tras ser condenado por delitos de lesa humanidad.
Horas antes, Kuczynski aseguró que es necesario "voltear la página en algunas cosas para tener una sociedad más unida". "Nosotros estamos estudiando el caso", aseguró, en respuesta a unas recientes declaraciones del portavoz del grupo de Peruanos por el Kambio (PPK) --el partido de Kuczynski--, Carlos Bruce, quien se mostró a favor de la liberación de Fujimori por cuestiones humanitarias.
El presidente señaló que no está a favor de aprobar ninguna iniciativa con nombre propio a favor de Alberto Fujimori, sino de "uuna legislación general para todas las personas de ciertas condiciones".
En este contexto, Zavala ha recordado que, precisamente, el mandatario "no mencionó el indulto", sino "el tema de evaluación de una ley".
"El Ejecutivo no va a promover una ley, pero sí evaluar las propuestas que se puedan presentar de caso general y que permitan a personas cumplir condenas en su domicilio", ha señalado, según ha recogido la cadena peruana Canal N.
El exmandatario, de 87 años, ha tenido que ser hospitalizado en los últimos años --la última vez, a principios de abril-- por diversos problemas de salud que llevaron a sus hijos a solicitar un indulto humanitario al Gobierno de Ollanta Humala, que lo rechazó.
Posteriormente, el actual presidente también se negó a conceder un indulto a Fujimori, padre de su rival en las elecciones.
Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por la muerte y el secuestro de decenas de personas en diferentes hechos violentos ocurridos durante su Gobierno en el marco de la lucha contra la guerrilla Sendero Luminoso.