Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ministra de Defensa anuncia cambios en el Ejército alemán tras el escándalo del soldado detenido

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, ha anunciado este miércoles modificaciones fundamentales en el Ejército alemán tras el escándalo en torno a un soldado que planeaba supuestamente un atentado en Alemania haciéndose pasar por un refugiado sirio.
Von der Leyen ha explicado ante la comisión parlamentaria de Defensa que si bien la investigación actual del caso por parte de la Fiscalía General del Estado es lo más importante, también se llevará a cabo un profundo proceso interno.
"Hemos puesto en marcha un amplio proceso dentro del Ejército, que va desde los reclutas hasta los generales, desde los mandos intermedios hasta la ministra", ha indicado. Se trata de analizar el liderazgo interno, la disciplina dentro del Ejército y la formación política de los soldados, ha explicado.
Von der Leyen se encuentra bajo gran presión estos días desde que a finales de abril las autoridades alemanas detuvieran al teniente Franco A. y el martes al teniente Maximilian T., acusado de colaborar con el primero para cometer un atentado de inspiración ultraderechista y de realizar conjuntamente una lista de posibles objetivos, entre los que se encontraba el nombre del ex presidente de Alemania Joachim Gauck o el ministro de Justicia, Heiko Maas.
La detención del teniente Franco A. desató un escándalo en el país por la sospecha de que exista toda una red ultraderechista en las Fuerzas Armadas. Desde la plana política numerosas voces pidieron a la titular de Defensa que asuma su responsabilidad en el asunto.
"Franco A. y sus colaboradores se comportaron de manera tan llamativa que no se pudo pasar por alto", ha sostenido este miércoles el presidente de la fracción parlamentaria socialdemócrata, Thomas Oppermann. "Sin embargo, se miró hacia otro lado y por ello la ministra debe asumir la responsabilidad", ha añadido.