Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro millones de personas no tienen acceso a agua en Damasco

Cuatro millones de personas de Damasco y sus zonas aledañas no tienen acceso a suministro de agua desde el pasado 22 de diciembre, ha alertado la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que considera inutilizadas las principales fuentes.
En este sentido, ha advertido de que las instalaciones de
Wadi Barada y Ain el Fijah, que proporcionan agua potable para el 70 por ciento de la población de Damasco y las zonas aledañas, no funcionan por los ataques "deliberados" contra la infraestructura.
Los programas de racionamiento y reparto de agua puestos en marcha por el régimen de Bashar al Assad no han bastado hasta ahora para hacer frente a la "escasez", que ha dejado a miles de personas en manos de vendedores privados que juegan con el precio y la calidad del suministro.
La ONU teme que la falta de agua pueda derivar en enfermedades, "especialmente entre los niños", así como en nuevas dificultades financieras para las familias. Por este motivo, ha instado a las partes beligerantes a salvaguardar el suministro de agua.
En toda Siria, alrededor de 15 millones de personas precisan asistencia por falta de agua. Según la OCHA, los hogares sirios pueden dedicar hasta un 25 por ciento de los ingresos para cubrir sus necesidades diarias de este líquido esencial.