Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las milicias chiíes dicen haber arrebatado a Estado Islámico 17 localidades al oeste de Mosul este lunes

Las Fuerzas de Movilización Popular, una coalición de milicias chiíes, han asegurado este lunes haber arrebatado al grupo yihadista Estado Islámico 17 localidades ubicadas al oeste de Mosul durante la jornada.
En su página web, la coalición ha detallado que estas localidades son Abu Shuaiha, Albu Jaradi, Arish, Aslya, Dalawiya, Hasuna, Huwait, Imam Hamza, Jurba Tayir, Mushairafa, Sahl Abas, Sruj, Tal Sijan, Um Shanin, Um Sijan, Uraish, y Zuwaizaa.
Así, han indicado que tienen bajo su control 490 kilómetros cuadrados de territorio que estaba en poder de los yihadistas antes de que comenzaran sus operaciones el sábado, tal y como ha recogido la cadena de televisión kurda Rudaw.
Un comandante de las Fuerzas de Movilización Popular recalcó el domingo que el objetivo principal de sus operaciones es cortar la carretera que conecta Mosul con la ciudad siria de Raqqa, los dos principales bastiones del grupo yihadista en ambos países.
Las milicias chiíes aspiran a reconquistar los pueblos situados al oeste de Mosul y alcanzar la ciudad de Tal Afar, a unos 55 kilómetros de la ciudad, para cortar cualquier opción de retirada de Estado Islámico a la vecina Siria o la entrada de cualquier refuerzo para la defensa en Mosul.
Ante esta ofensiva, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado un refuerzo del contingente militar en Silopi, en la frontera más cercana a Tal Afar y ha advertido de que habrá una "respuesta diferente" si las milicias chiíes causan el terror en Tal Afar. La ciudad tiene un importante porcentaje de población turcomana.
La ciudad de Mosul es la más grande en manos del grupo yihadista, y su pérdida supondría una derrota efectiva en Irak, dos años después de que su líder, Abú Bakr al Baghdadi, declarase un califato en las zonas que controlaba en Irak y Siria.