Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos milicianos y un guardia muertos en un ataque contra la televisión estatal en Jalalabad

Al menos dos milicianos y un guardia de seguridad han muerto durante el asalto que han lanzado este miércoles varios hombres armados contra el complejo de la cadena de radiotelevisión estatal afgana RTA en la ciudad de Jalalabad, la capital de la región de Nangarhar, en el este de Afganistán, según ha informado la cadena privada Tolo.
Ataulá Jogyani, portavoz del gobernador de Nangarhar, ha contado a la cadena de televisión privada afgana que cuatro milicianos han participado en el ataque y que las fuerzas de seguridad han abatido a dos de ellos y han detenido a otro. El cuarto atacante todavía se encuentra en el interior del complejo combatiendo contra las fuerzas de seguridad afganas.
El portavoz del gobernador de Nangarhar ha asegurado que el ataque no ha causado bajas en la plantilla de la cadena de radiotelevisión RTA.
Testigos de los hechos han contado que han escuchado un intenso tiroteo en el interior del complejo de la RTA, que está cerca de la oficina del gobernador regional. El ataque habría comenzado a las 10.00 horas de este miércoles. Según Tolo, se ha registrado una potente explosión cerca de la sede de la cadena audiovisual.
Por su parte, la agencia de noticias Jaama ha informado de que el asalto ha acabado con la vida de un guardia de seguridad de la emisora de radio de la RTA y ha dejado heridas a otros catorce trabajadores.
Varios testigos han visto los cadáveres de dos milicianos abatidos durante el ataque. Un empleado de la cadena RTA ha dicho que el interior del complejo trabajan cada día unas 40 personas y que cree que muchos de ellos han logrado escapar aunque sigue habiendo personas en el interior del edificio.
Los testigos han asegurado que los comercios de la zona han cerrado sus puertas después de que se escucharan los primeros disparos y que algunas personas han huido a otros lugares cercanos.