Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 1.500 migrantes y refugiados han muerto este año en el Mediterráneo, según la OIM

Más de 60.000 migrantes y refugiados han llegado este año a las costas del sur de Europa a través del Mediterráneo, mientras que unos 1.500 han perdido la vida por el camino, según el último balance de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
Los datos reflejan un drástico incremento en el número de llegadas --60.521 este año frente a 193.333 en 2016--, pero en cambio alertan de una subida en la cifra de fallecidos. Si el año pasado por estas fechas habían muerto 1.398 personas, este año ya han perecido 1.530, en su mayoría (1.442) en la ruta hacia Italia.
Una de las últimas tragedias tuvo lugar esta semana, debido al naufragio de una embarcación en la que viajaban unos 500 migrantes y refugiados. La OIM ha confirmado el hallazgo de 34 cuerpos, si bien las instituciones no han podido aclarar cuántas personas habrían muerto en total.
Un portavoz de la OIM, Flavio Di Giacomo, ha advertido de que entre el martes y el jueves fueron rescatadas en el Mediterráneo casi 6.000 personas, todas de ellas procedentes de Libia. El descontrol en que vive sumido el país norteafricano ha dado pie a que se haya convertido en feudo de mafias y punto de salto hacia Europa.
Las ONG que participan en las operaciones de rescate han reclamado a los líderes del G-7, reunidos este viernes en Taormina (Italia), que tomen medidas para evitar nuevas muertes en el Mediterráneo. Una de las reclamaciones recurrentes es la habilitación de un paso seguro que evite a quienes huyen de la violencia y la pobreza arriesgar sus vidas.