Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caos, sangre y destrucción en el mercadillo navideño de Berlín

Caos, sangre y destrucción. Es lo que ha dejado el camión antes de acabar estampado contra un árbol de Navidad. Eran casi las ocho de la tarde, cuando decenas de personas visitaban un mercadillo navideño en una de las zonas más comerciales y visitadas de Berlín occidental. De repente, el camión, cargado con vigas de acero irrumpía en el paseo, entre las casetas. Recorría hasta ochenta metros antes de parar. En su interior localizaban a un hombre muerto, polaco, mientras que el conductor conseguía huir. Al final la policía pudo detenerlo. La empresa polaca a la que pertenece el vehículo ya ha asegurado que no puede tratarse de su conductor, del que nada saben desde las cuatro de la tarde de ayer. El Gobierno alemán ve muchos indicios que apuntan a un ataque terrorista.