Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercadillos navideños, más seguros que nunca pero vacíos

La alerta terrorista tras el atentado en el mercadillo de Berlín ha cruzado fronteras. En Estados Unidos han incrementado la seguridad. En ciudades tan concurridas como Nueva York los controles son exhaustivos. En Alemania, tan sólo el mercadillo de Berlín permanece cerrado como muestra de respeto a los doce fallecidos. El resto continuarán abiertos aunque están en alerta máxima. Es difícil no ver a algún policía por la calle. Lo que también hemos visto ha sido a un grupo de musulmanes, reunidos a modo de repulsa por los atentados. Con flores han querido mostrar su respecto a las víctimas y defender que ser musulmán no significa ser terrorista. En Niza pocos son los que se atreven a entrar en su mercadillo navideño. Los que lo hacen son recibidos por cinco detectores de metales. Francia ha reforzado la vigilancia en todos sus mercadillos. En Bruselas, las autoridades animan a los ciudadanos a no cambiar sus costumbres, a vencer el miedo y seguir visitando estos lugares tan típicos en Navidad.