Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El autor de la matanza de Charleston podría haber publicado un manifiesto racista

La Policía identifica al joven que asesinó a 9 personas en Carolina del Sur como Dylann Roofcuatro.com

Dylann Roof, autor confeso de la muerte de nueve personas de raza negra en la Iglesia Episcopaliana de Emanuel (Charleston, Carolina del Sur), habría publicado un manifiesto racista --en el que compara a las personas de raza negra con "perros"-- antes de perpetrar la matanza, según informan medios estadounidenses.

El manifiesto ha sido descubierto en una página web llamada 'El Último Rodesio', cuyo dominio habría sido adquirido por Roof. En la portada de la misma (coronada por la imagen del intérprete Russell Crowe en la película 'Romper Stomper', donde interpreta a un neonazi), se encuentran más de 60 imágenes del joven, así como el texto, en el que defiende la segregación racial "como una medida de protección".
"Si un hombre golpea a un perro, lo vas a sentir mal por el perro. Pero si el perro muerte al hombre, no vas a sentir la misma pena. ¿Por qué? Porque los perros están en una escala más baja. La misma analogía se aplica a las relaciones entre blancos y negros", escribe el autor del texto.
"Cualquiera que crea que blancos y negros somos iguales por dentro como por arte de magia sufre delirios. ¿Cómo es que nuestra piel es distinta pero nuestros cerebros son exactamente iguales", pondera el autor en 'El Último Rodesio'.
Rodesia, país admirado por Roof a tenor de los parches que vestía en algunas imágenes recogidas por los medios estadounidenses, era el régimen segregacionista y colonial que finalizó con la creación de la actual Zimbabue.
El autor del texto explica los motivos que le han llevado a escoger Charleston como lugar para "pelear". "Es la ciudad más histórica de mi estado. No tenemos cabezas rapadas, ni Ku Klux Klan. Nadie hace nada al margen de hablar por Internet. Alguien tiene que reunir el valor para hacerlo en el mundo real, y supongo que ese 'alguien' soy yo", añade.
Sus últimas líneas: "Por desgracia tengo bastante prisa en el momento de escribir esto, así que algunos de mis mejores pensamientos quedarán perdidos para siempre. Pero creo que las grandes mentes Blancas [sic] ya están ahí".
"Por favor, perdonad las erratas, no me hadado [sic] tiempo a corregir", culmina el autor.