Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La matanza de Connecticut pudo ser peor

Adam Lanza se ensañó con todas sus víctimas, sobre todo con los niños, algunos recibieron hasta once disparos, las autoridades creen que la matanza pudo ser mayor. Duro cinco minutos, hasta que llegó la policía y el asesino se suicidó pero junto a su cadáver encontraron cientos de balas sin usar, tres pistolas y un fusil, el que utilizó para perpetrar la matanza. Ahora la gran incógnita es saber que llevó a este joven de 20 años a cometer la peor matanza escolar en EEUU.