Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy avisa en Barcelona de que el futuro pasa por la conexión y no el "aislamiento"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avisado este viernes en Barcelona de que el futuro de la industria del motor, así como de la economía en general, pasa por la conexión y la innovación, y ha pedido evitar la tentación de "la desconexión y el aislamiento".

Al inaugurar el Automobile Barcelona junto al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, Rajoy ha pedido mente abierta y espíritu emprendedor, y ha recordado que conectarse implica "abrirse, suprimir barreras y compartir".
Ha reivindicado la apuesta de su Gobierno por la industria del motor, también por infraestructuras de calado como el Corredor Mediterráneo --que genera un fuerte interés en Cataluña--, y ha concluido: "La estabilidad y la moderación son rentables para todos".
No ha hecho alusiones directas al proceso soberanista, pero sí ha reivindicado el papel de una Barcelona y una Cataluña fuertes dentro de una España que crece a buen ritmo y que está saliendo de la crisis, ha asegurado.
"Solo estar conectados abre nuevas oportunidades, las que surgen de sumar fuerzas" --ha dicho-- frase que vale tanto para la situación de la economía como para las relaciones entre Cataluña y el resto de España.
Rajoy también ha defendido el trabajo del Gobierno a favor de las personas y, en concreto, de los catalanes: "Se ha invertido en muchos lugares de nuestra geografía; también aquí, en Barcelona, capital incomparable de una Cataluña prospera en una España pujante y dentro de una Europa moderna".
INDUSTRIA DEL MOTOR
El presidente del Gobierno central ha loado la industria del motor por haber confiado en España en los momentos más difíciles de la crisis, y ha recordado que genera el 9% del PIB industrial español, genera 250.000 empleos directos y 1,8 millones indirectos.
También ha reivindicado a España como un gran país, el segundo europeo en producción de vehículos y el octavo del mundo, y ha reiterado su apuesta por que en 2020 haya en España 20 millones de personas trabajando, para lo que ha insistido en pedir moderación y estabilidad.
Rajoy ha elogiado la apuesta del salón Automobile por la tecnología desde dos ámbitos: la mejora energética y la mejora digital con el vehículo automatizado, y ha garantizado que para el Gobierno la innovación en el ámbito del automóvil es una apuesta estratégica.
El presidente ha dicho que España se siente profundamente identificada con el motor y que un ejemplo es la planta de Seat en Martorell (Barcelona), que no solo tiene consecuencias positivas económicamente, sino también una fuerte repercusión social.
El director del salón, Enrique Lacalle, ha asegurado que el Automobile Barcelona es un "rotundo éxito" que se traduce en cifras como 90 marcas presentes, 30 de las cuales de automóviles, más de 100.000 metros cuadrados de exposición y 1.100 periodistas acreditados hasta la fecha.
PUIGDEMONT PIDE “ATENDER EL DESEO” DE CATALUÑA DEL CORREDOR MEDITERRÁNEO
Por su parte, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha reclamado este viernes al Gobierno "atender el deseo de las instituciones públicas y económicas" de Cataluña de querer estar conectadas a Europa con el Corredor Mediterráneo, que ha subrayado que es un aliado clave para el sector de la automoción.
En esta línea, ha considerado que el Ejecutivo central debería adoptar medidas para eliminar las barreras legales, económicas y administrativas para electrificar el transporte por carretera, como clave para hacer efectivos el éxito del vehículo eléctrico y la reducción de emisiones.
En un discurso breve en que ha mezclado el catalán con el inglés y el castellano, ha valorado el potencial de Cataluña en la revolución digital, que también está transformando el sector de la automoción: "La revolución tecnológica está aquí y la industria de nuestro país, así como los ciudadanos, están trabajando para ser parte de este cambio".
"El rol de las administraciones públicas es clave: deben acompañar la iniciativa privada y estimularla para que los proyectos solventes se hagan realidad", ha dicho, considerando que Cataluña está preparada para los retos del futuro.