Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mantenimiento de Guantánamo marca el tibio legado de Obama en DDHH

La reforma sanitaria y la defensa de los derechos LGTBI, sus principales bazas, según Amnistía Internacional y HRW
El cierre del centro de detención de Guantánamo fue una de las grandes promesas de campaña de Barack Obama, pero dejará la Casa Blanca sin haberla cumplido. Este fracaso marca su legado en materia de Derechos Humanos, donde las ONG admiten que ha hecho algunas cosas bien pero quizá no con todo el entusiasmo o el empeño con que habría podido.
"Obama ha hecho muchas cosas bien pero su actitud en materia de Derechos Humanos ha sido siempre poco entusiasta. Los ha apoyado si no era muy difícil pero ha capitulado cuando la cosa se ponía dura", ha valorado el director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, en declaraciones a Europa Press.
En su opinión, esto ha quedado de manifiesto "en su actitud hacia el terrorismo, hacia Siria e incluso en su enfoque respecto a Rusia o China". En su política exterior, ha añadido, "promovió los Derechos Humanos si no era muy costoso hacerlo, pero si había una disputa o un coste para Estados Unidos no lo hizo". "Los Derechos Humanos eran una prioridad, pero no una máxima prioridad", ha subrayado.
"El mandato de Obama comenzó con grandes promesas y por desgracia vemos después que termina con una mezcla de resultados positivos y negativos", ha valorado por su parte Blanca Hernández, portavoz de Amnistía Internacional. "Sí que se han producido grandes avances pero en algunos temas seguimos igual que cuando empezamos o incluso peor", ha añadido.
Ambos coinciden en que el hecho de que Guantánamo continúe abierto ocho años después es sin duda uno de sus grandes fracasos y subrayan que, aunque el Congreso ha tratado de obstaculizar su cierre y algunas de las medidas relacionadas con el centro de detención adoptadas por Obama, el presidente podría haber hecho más de lo que ha hecho.
Aunque "el Congreso ha intercedido para prolongar el cierre de Guantánamo, Obama nunca vetó sus leyes", ha subrayado Roth. Según el director de HRW, "él mismo siempre creyó que había unas dos decenas de sospechosos que debían permanecer en Guantánamo pese a que no habían sido imputados o juzgados".
"NUNCA TUVO UN PLAN DE CERRAR GUANTÁNAMO"
En su opinión, "nunca tuvo realmente un plan de cerrar Guantánamo". Además, ha reprochado al presidente demócrata que "aceptó que las personas que fueran imputadas lo fueran ante una comisión militar no un tribunal estadounidense y aceptó la idea de que había dos decenas de personas que eran demasiado peligrosas para ser liberadas pero para las que no hay pruebas suficientes para imputarles".
"Estas dos decisiones son dos razones clave por las que Guantánamo sigue abierto hoy y por las que será más fácil para Donald Trump comenzar a repoblarlo", ha advertido el director de HRW.
Hernández ha coincidido en que Obama no solo no ha cerrado el centro de detención sino que "tampoco ha eliminado el marco que permitió la apertura". "La responsabilidad no es solo de Obama, sino que el Congreso y la judicatura tampoco han cumplido con su obligación de cumplir con el Derecho Internacional y por tanto cerrar Guantánamo", ha añadido.
Pese a las trabas del Congreso, "eso no significa que Obama quede eximido de su responsabilidad para hacer cumplir la ley", ha insistido la portavoz de Amnistía. En este sentido, ha indicado que a la organización le preocupa especialmente el hecho de que quienes están en el centro de detención "sean juzgados ante comisiones militares", si bien ha reconocido que "ha mejorado un poco" el sistema establecido por su predecesor, George W. Bush.
"Siguen sin cumplir con los estándares internacionales para un juicio justo y piden la pena de muerte para algunos de los casos", ha añadido Hernández.
Con todo, ha confiado en que Obama aún pueda cumplir con su promesa antes de dejar el cargo el próximo 20 de enero y "cierre Guantánamo y no deje en manos de Trump un lugar que potencialmente podría convertir en permanente".
PROCESAR A TORTURADORES
Por otra parte, Roth también ha reprochado a Obama "su decisión de no procesar a los torturadores de la era Bush", y ello pese a que bajo su mandato se decidió poner fin a las torturas y a las cárceles secretas que operaba la CIA con su antecesor en el marco de la lucha antiterrorista.
Asimismo, ha defendido que ha sido Obama y no el Congreso, quien "no ha presionado" al presidente ruso, Vladimir Putin, y al presidente sirio, Bashar al Assad, "por atacar a civiles sirios".
Tanto el director de HRW como la portavoz de Amnistía han coincidido en que uno de los aspectos positivos del mandato de Obama en materia de Derechos Humanos ha sido su defensa de los derechos de los LGTBI, con algunas medidas a nivel nacional y que también "promovió en el extranjero", según Roth.
Según Hernández, "tanto el presidente Obama como su Administración han presentado una defensa de los derechos este segmento de la población y han impulsado medidas contra la discriminación tanto a nivel federal como haciendo presión a los estados".
INMIGRACIÓN
En lo que se refiere a la inmigración, según ambos expertos, se puede hablar de un legado con aspectos positivos y negativos. Con Obama, según Hernández, "han aumentado las protecciones y se han creado programas específicos para los menores que llegaron de manera ilegal y que básicamente solo han conocido Estados Unidos para que tengan acceso hacia la ciudadanía".
Pero, por otra parte, su Administración "ha realizado un número altísimo de deportaciones y en algunos momentos ha sido la que más ha deportado", algo que preocupa a Amnistía, ha precisado, puesto que cuando se extradita de forma masiva es menos probable que se cumplan las normas que regulan esta medida y "se violen los Derechos Humanos".
Roth ha opinado que "en materia migratoria el presidente mejoró con el tiempo". "Deportó a millones de personas, incluidas algunas con fuertes vínculos en Estados Unidos pero al final de su mandato se ha centrado más en los verdaderos delincuentes graves y ha intentado proteger a quienes llegaron a Estados Unidos de niños o llevan residiendo desde hace mucho tiempo incluso si no tienen documentos", ha resaltado, admitiendo que "debido a un recurso por algunos republicanos no pudo aplicar por completo ese plan".
Por otra parte, Hernández ha identificado como uno de los logros la reforma sanitaria, el conocido como 'Obamacare', que "ha acercado a Estados Unidos a poder cumplir sus obligaciones en esta materia". "No está todo resuelto pero como mínimo se ha empezado un camino positivo", ha valorado.
Asimismo, ha puesto en valor que durante sus ocho años de mandato "no ha habido ninguna ejecución a nivel federal", aunque ha admitido que en este periodo se han producido problemas en el país con los medicamentos empleados en la fabricación de la inyección letal, el principal método de ejecución. "Hemos echado en falta que hubiera demostrado más liderazgo para acabar con la pena de muerte o para frenarla", ha agregado.
La portavoz de Amnistía ha resaltado igualmente las investigaciones llevadas a cabo por el Departamento de Justicia "en materia de derechos civiles que han sido muy importantes y en las que han demostrado un liderazgo muy positivo para el país". En concreto, se ha referido a la investigación llevada a cabo sobre la actuación policial en Ferguson a raíz de la muerte a manos de la Policía del afroamericano Michael Brown.