Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alrededor de tres millones de yemeníes se manifiestan contra Salé

Alrededor de tres millones de yemeníes se han manifestado este viernes en diversos puntos del país --únicamente en Saná se estima que acudieron unas 800.000 personas--  para solicitar la salida del poder del presidente, Alí Abdulá Salé, y sus aliados, según han informado testigos presenciales.



Los activistas han llamado a este día 'El viernes de Al Hamdi' en referencia a Ibrahim al Hamdi, el ex presidente de Norte de Yemen, asesinado en 1977. Norte y Sur se unificaron en 1990 para formar la República de Yemen.

Los manifestantes en el sur del país también han coreado el nombre de Al Hamdi y han solicitado la renuncia de Salé. "Yemen quiere un líder como Al Hamdi y no un opresor como Salé", ha dicho uno de los manifestantes.

Los activistas y la comunidad internacional han pedido desde hace meses la salida de Salé y la formación de un Gobierno de transición. El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) ha propuesto una 'hoja de ruta' que hasta el momento no ha sido adoptada. Los activistas celebrarán un falso funeral para lamentar por el fracaso de esta propuesta.

Por su parte, el Comité Conjunto de la oposición, que reúne a seis formaciones lideradas por el Partido de la Reforma Islámica y en el que también están incluidos varios partidos laicos como el Socialista o el Baaz, ha solicitado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que "tome una decisión para detener el asesinato de manifestantes".

Testigos presenciales han denunciado asimismo el uso de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad para reprimir las protestas de este viernes. Hombres armados leales a la tribu Ahmar y pertenecientes a la Guardia Republicana han abierto fuego contra los manifestantes en el distrito de Hasaba, en Saná, sin que se hayan reportado fallecidos.

En Taiz, fuerzas gubernamentales también han atacado a los manifestantes. Los residentes de la localidad han informado sobre el uso de artillería pesada para atacar propiedad privada y tiendas comerciales.