Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La manifestación por la educación en Santiago se salda con cinco heridos y 72 detenidos

Nuevas protesta estudiantil en Santiago de ChileReuters

Las cinco personas heridas son cuatro agentes de Carabineros y un civil

La manifestación celebrada este jueves en Santiago de Chile por la mejora de la educación del país ha dejado un saldo de cinco heridos, incluidos cuatro agentes de Carabineros y un civil, y 72 detenidos por desórdenes públicos, entre ellos 33 menores de 18 años, según ha informado la intendenta metropolitana, Cecilia Pérez.
Al parecer, los enfrentamientos entre carabineros y manifestantes comenzaron cuando éstos se desviaron del recorrido oficial de la marcha, que debía partir de la avenida Ecuador, continuar por la de España y desembocar en la de Blanco, donde se encuentra la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile.
La intendenta ha explicado que se formaron tres columnas, una en la plaza de Italia y otra en la de Los Héroes, que no estaban autorizadas, y la de la avenida de Ecuador, que al llegar a la de Blanco y no encontrar a nadie quiso continuar hasta el parque Almagro.
"Carabineros no permitió el paso de esta columna hasta el parque Almagro y ahí se provocaron los primeros conflictos con encapuchados", ha indicado Pérez, en declaraciones recogidas por la edición digital del diario 'El Mercurio'.
Una vez dispersa la manifestación en varios frentes, grupos de encapuchados incendiario un vehículo estacionado en la calle Aldunate y saquearon el supermercado Ekono de la avenida Grajales, causando pérdidas por valor de cinco millones de pesos (7.182 euros).
En este contexto, Pérez ha responsabilizado a la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), promotora de la marcha, de los disturbios y los heridos, al no garantizar que se cumpliera el recorrido autorizado.
"Lo que hoy día se vio fue una falta de liderazgo por parte de los dirigentes del movimiento estudiantil en la calle. Lo que siempre había sucedido es que había líderes que encauzaban las marchas y respetaban los trazados. Ahora no respetaron", ha indicado.
Así, ha advertido a los estudiantes de que revisará los permisos que ha concedido para la celebración de otras manifestaciones ante la "gran desorganización" existente y el continuo "incumplimiento a la palabra tomada con la autoridad". Si bien, ha reconocido que no tiene potestad para prohibir las protestas.
Además, ha aclarado que, pese a la insistencia del alcalde capitalino, Pablo Zalaquett, no le corresponde a la Intendencia Metropolitana asumir la reparación de los daños provocados por los manifestantes.