Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los yihadistas detenidos en Bélgica pretendía matar a policías en la calle y en comisarías

Nueve días después de los atentados en Parías, ahora es Bélgica la que está en el punto de mira. Se mantiene activado un amplio despliegue de seguridad después de la operación antiterrorista en la que han fallecido dos yihadistas y otro ha sido detenido. La red yihadista desarticulada tenía como objetivo cometer atentados terroristas de forma inminente que consistirían en matar a policías en la vía pública y en comisarias, según ha informado la fiscalía. El nivel de alerta se ha elevado a 3 en todo el país y los colegios judíos de Amberes y Bruselas permanecerán cerrados.

En total, se ha detenido a trece personas en Bélgica y a dos en Francia. "El grupo estaba a punto de cometer atentados terroristas con el objetivo de matar a policías en la vía pública y en comisarias", ha dicho el portavoz de la fiscalía.
Durante las 12 redadas llevadas a cabo en Bruselas y en Verviers se han encontrado armas, explosivos y cantidades importantes de dinero, así como varios uniformes de policía. Las autoridades belgas todavía no han identificado a los dos muertos en Verviers.
La fiscalía ha explicado que las redadas se limitan a Bélgica y no forman parte de una operación más amplia contra el yihadismo en Europa.
Les seguían la pista desde hace semanas
Las fuerzas de seguridad belgas seguían la pista a los yihadistas desde hacía semanas. Un grupo de radicales islamistas que pretendían ataques inminentes y a gran escala en el país  y que centraban su objetivo en  las fuerzas policiales.
La operación ha terminado con dos presuntos yihadistas muertos y un tercero detenido, todos de nacionalidad belga. Además, a lo largo de la jornada se han llevado a cabo una docena más de arrestos y no se descarta que el número aumente en las próximas horas.
De momento se desconoce si existe vinculación con los atentados en Francia, pero algunos medios belgas afirman que las armas de Coulibaly, el islamista que secuestró el supermercado judío en París, podía haber salido de su territorio.