Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía londinense descarta que Lady Di fuese asesinada por el ejército británico

Diana de Galestelecinco.es

La Policía Metropolitana de Londres ha descartado que las fuerzas especiales del ejército británico estuvieran detrás de la muerte de la princesa Diana y asegura que no hay ningún fundamento para reabrir el caso.

“No hay pruebas creíbles”, sostiene la policía londinense de la participación del Ejército británico en la muerte de Lady Di en 1997 en París, por lo que no hay motivo para reabrir el caso, según informa Sky News.
"Pese a que existe la posibilidad de que dichos comentarios sobre la responsabilidad del Servicio Aéreo Especial del Ejército británico (SAS) en la muerte se hayan producido, no hay pruebas creíbles o relevantes para apoyar esta teoría", ha indicado el comisario asistente, Mark Rowley, en una carta a la que ha tenido acceso al cadena.
"Habiendo revisado el proceso y sus conclusiones, estoy seguro de que no hay base sobre la que reabrir una investigación por homicidio criminal o por la que reenviar el asunto al juez de primera instancia", ha añadido. "En base a esta información, he escrito a la Casa Real y a Lord Baker (en referencia a sir Thomas Scott Baker, juez del Tribunal de Apelaciones) para informarles de lo anteriormente dicho y para facilitarles una copia del resumen final", afirma Rowley en la carta.
Esta investigación sobre el accidente en el que murieron, además de Diana de Gales, Dodi al Fayed y el conductor del coche se abrió después de que la Policía recibiera información sobre la presunta participación de miembros o exmiembros del SAS en el suceso.
La investigación judicial, finalizada en 2008 tras escuchar los testimonios de alrededor de 250 testigos, determinó que el conductor, Henri Paul, condujo de manera temeraria mientras varios fotógrafos intentaban fotografiar a la pareja.