Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todo listo para el bautizo del hijo de los Duques de Cambridge

Guillermo y Catalina han roto con la rigidez del protocolo real británico. Se han batido en duelo sobre las tablas de un teatro, en su primer viaje oficial bailaron sin pudor danzas indígenas. Hasta para presentar al mundo a su bebé recién nacido rompieron el protocolo. La historia deja paso a la naturalidad y el bautizo del que un día podría ser rey será un acto íntimo con amigos y antiguos compañeros de piso entre los padrinos y un miércoles. Los duques de Cambridge no quieren que sean un bautizo real. Modelan a su gusto la futura monarquía.