Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder turcochipriota aboga por alcanzar un acuerdo en 2017

El líder turcochipriota, Mustafá Akinci, ha abogado este miércoles por no "perder" la histórica oportunidad que ofrece el diálogo y alcanzar este año un acuerdo sobre la reunificación de la isla, con independencia de al agenda política en Ankara y Atenas.
Akinci se ha reunido este miércoles en la zona neutral de Chipre con su homólogo grecochipriota, Nicos Anastasiades, en presencia del enviado especial de Naciones Unidas, Espen Barth Eide, tras la fallida ronda de conversaciones del pasado noviembre y de cara a la de este mes.
Akinci ha asegurado que irá a la ronda de negociaciones prevista entre el 9 y el 12 de enero en la ciudad suiza de Ginebra con una actitud positiva destinada a cerrar un acuerdo en esta cita para evitar que el conflicto se prolongue aún más.
"El tema de los hidrocarburos y de las perforaciones estará más de actualidad en primavera", el proceso electoral en la parte grecochipriota de 2018 también entrará en la agenda y "estos riesgos podrían retrasar las negociaciones" hasta el próximo año, ha alertado.
El líder turcochipriota ha indicado que, si bien el conflicto chipriota arrastra ya 50 años, "otro lapso de entre 10 y 15 años solo serviría para profundizar la separación y acabar con los esfuerzos para buscar una solución".
Akinci ha confiado en que la reunión de la próxima semana permita lograr "grandes avances" que podrían precipitar un acuerdo, que --ha anticipado-- se sometería a referéndum en la parte turca de la isla a mediados de 2017, según informa la agencia de noticias Anatolia.
Las partes ya se reunieron el pasado noviembre en Mont Pelerin, pero entonces las conversaciones acabaron sin acuerdo debido a los problemas territoriales. Akinci y Anastasiades incluso se negaron a darse la mano delante de la prensa.