Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los liberales ganan las elecciones parlamentarias en Holanda

Los resultados preliminares conceden dos escaños más a los liberales de Rutte

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha proclamado la victoria de su partido político, el Liberal, en las elecciones parlamentarias que se han celebrado este miércoles, tras conocerse los resultados preliminares, que le conceden dos escaños más que su principal rival, el Partido Laborista.
"Mañana daré los primeros pasos para liderar la formación de un Gabinete", ha dicho Rutte en la televisión neerlandesa, aunque ha rehusado adelantar qué partidos políticos podrían incorporarse al Gobierno. Por su parte, el líder laborista, Diederik Samson, ha reconocido la derrota electoral. "Acabo de llamar a Mark Rutte para felicitarle porque los liberales son de nuevo el partido político más votado", ha asumido ante sus simpatizantes.
Con el 80 por ciento del escrutinio completado, los liberales han conseguido 41 escaños, a muy corta distancia de los laboristas, apenas 100.000 votos, que finalmente se han quedado con 39, uno menos de los que le concedían los sondeos a pie de urna.
Por detrás se encuentran el Partido Socialista, que no ha conseguido mejorar los resultados de las últimas elecciones parlamentarias, y el Partido Libertad, de Geert Wilders, que ha perdido un tercio de los escaños conseguidos en los comicios anteriores.
De confirmarse, estos resultados consolidarían una mayoría europeísta en el Parlamento neerlandés, de 150 escaños, y se reduciría el margen de maniobra de los euroescépticos, ya que los socialistas rechazaban los rescates comunitarios y Wilder abogaba directamente por abandonar la Unión Europea (UE).
Los dos partidos euroescépticos habían dominado las primeras fases de la campaña electoral haciendo surgir los temores de que los resultados impidieran la formación de un Gobierno europeísta y, por tanto, hicieran imposible el necesario apoyo de Países Bajos a las políticas comunitarias.
Sin embargo, aunque liberales y laboristas acuerden gobernar en coalición, lo más probable es que Países Bajos siga manteniendo una postura crítica ante las transferencias de recursos desde los socios ahorradores hasta los deudores.
Así las cosas, aunque tanto liberales como laboristas se han negado a hablar de coaliciones gubernamentales a lo largo de la campaña electoral, conscientes de la corta distancia que les separaba, lo más probable es que finalmente tengan que llegar a un acuerdo para garantizar la gobernanza.
Samson, ex activista de Greenpeace, ya se ofreció veladamente a formar parte del Ejecutivo, en caso de que los laboristas perdieran los comicios. "Debemos trabajar juntos. Este país no busca la polarización para los próximos cinco años, sino la unión. Se lo debemos a los votantes", dijo a sus simpatizantes.