Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando la juez condena a su antiguo compañero de clase

¿Quién no se ha preguntado alguna vez qué ha sido de un antiguo compañero o amigo con el que perdiste el contacto?  Y, a veces, si se produce el reencuentro nos sorprendemos. Eso es lo que le pasó a una juez en Miami. Cuando se dio cuenta tenía que dictar sentencia para un antiguo compañero del colegio, acusado de robo y fuga. El hombre, que como le señala la jueza, fue el chico guapo de la clase, rompe a llorar desconsolado. A pesar del encuentro su decisión fue firme: casi 39.000 euros de fianza y  el deseo de que si vuelven a encontrarse que no sea en los juzgados.