Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez rechaza levantar la suspensión temporal del plan migratorio de Obama

Barack ObamaEFE

Un juez federal de Texas ha rechazado levantar una suspensión temporal que pesa sobre el plan migratorio del presidente estadounidense, Barack Obama, con el que busca evitar la deportación y otorgar un permiso de trabajo a cerca de cinco millones de inmigrantes indocumentados, tal y como informan los medios locales.

El magistrado Andrew Hanen ha rechazado esta petición del Departamento de Justicia estadounidense, argumentando que la Casa Blanca violó la Ley de Procedimiento Administrativo, que regula la forma en la que se deben aprobar las políticas federales. Esta misma tesis la defiende el procurador general de Texas, Ken Paxton, quien denuncia que las acciones de Obama van "más allá de la autoridad de cualquier presidente".
El estado de Texas --con el gobernador Greg Abbott al frente-- forma parte de una coalición de 26 estado que han desafiado esta acción ejecutiva sobre inmigración aprobada por el mandatario estadounidense.
Hanen ya bloqueó la medida el pasado mes de febrero y, aunque el gobierno de Obama pidió que se levantase la suspensión, el juez federal ha reiterado este martes que eso no va a suceder. "Este tribunal está convencido de que sus conclusiones y resoluciones (...) emitidas el 16 de febrero de 2015 eran correctos", detalla la sentencia.
El pasado 20 de diciembre, Obama anunció dos acciones ejecutivas con las que pretendían frenar la deportación de millones de inmigrantes que se encuentran en situación irregular en Estados Unidos. La primera de ellas supone la modificación de los requisitos para acogerse a la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).
Así, estaba previsto que a partir del 18 de febrero pudieran acogerse a esta opción, que permite legalizar la residencia durante el plazo de tres años y poder solicitar un permiso de trabajo durante este tiempo, que será prorrogable por otros tres años.
A ello podrán acogerse todos aquellos inmigrantes que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años de edad, han residido en el país desde el 1 de enero de 2010 hasta la actualidad; estaban físicamente en el país el 15 de junio de 2012 y cuando presenten su solicitud, y no ha tenido nunca un estatus migratorio legal antes de esa fecha; está asistiendo a la escuela, se graduó u obtuvo un certificado de finalización de escuela secundaria, entre otros; y no ha sido condenado por un delito grave o tres o más delitos menores ni representa una amenaza para la seguridad nacional o la seguridad pública.
Por otra parte, Obama decidió permitir que los padres de ciudadanos estadounidenses y de residentes permanentes legales soliciten acción diferida y autorización de empleo por un periodo de tres años, a través de un nuevo programa de Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA), siempre y cuando hayan residido en Estados Unidos desde el 1 de enero de 2010 o antes, y no tengan antecedentes penales.