Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a un joven vinculado al EI que intentó acuchillar a un agente del FBI

La Fuerza Conjunta de Tareas contra el Terrorismo del FBI y de la Policía de Nueva York han arrestado a Farid Mumuni, un joven de 21 años de Staten Island, por su presunta vinculación con el Estado Islámico y por intentar apuñalar a un agente del FBI con un cuchillo de cocina, según detallan los documentos judiciales.

El suceso habría tenido lugar cuando los oficiales se acercaron a la casa de Mumuni en el marco de una investigación relacionada con el Estado Islámico y en la que también se había visto implicado Munzer Omar Salé, un estudiante universitario --de 20 años de edad-- del barrio de Queens, que fue detenido el pasado fin de semana.
Mumuni ha sido finalmente acusado este miércoles de intentar asesinar a un agente del FBI, aunque no se registraron heridos graves en la pelea; de conspirar para proveer apoyo material al Estado Islámico; y de tratar de ayudar al grupo terrorista para llevar a cabo un ataque en el área de Nueva York.
Tras su arresto, Mumuni dijo a los investigadores que había prometido su lealtad al Estado Islámico y que planeaba viajar al extranjero para unirse al grupo. La cadena estadounidense NBC añade que en el caso de no poder unirse al grupo en el extranjero, planeaba atacar a agentes del orden en Estados Unidos.
Salé también había amenazado previamente a los agentes del orden con un cuchillo cuando se dio cuenta de que estaban llevando a cabo tareas de vigilancia contra él y contra el otro presunto conspirador. Ambos habían intercambiado mensajes en los que hacían alusión a planes para atacar a agentes de Policía o para preparar explosivos.
Mumuni fue detenido sin derecho a fianza. Se enfrenta a 20 años de prisión si es declarado culpable de la acusación de intentar asesinar a un oficial federal. Por su parte, Saleh compareció ante el tribunal el pasado sábado y --según explican sus familiares-- rechazó las acusaciones en su contra.