Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La izquierda y la ultraderecha resurgen en Francia

Le Pen, con el 20% de los votos se convierte en factor decisivo para la segunda ronda

Al establecer una cifra récord para la extrema derecha en las elecciones presidenciales del domingo en Francia, Marine Le Pen ha dejado listo el escenario para que su Frente Nacional intente llegar al Parlamento en los comicios legislativos de junio. La líder ultraderechista, con el 20% de los votos se convierte en un factor decisivo para la segunda ronda entre el candidato socialista y favorito François Hollande y el presidente conservador Nicolas Sarkozy en la segunda vuelta el 6 de mayo.
La política derechista ya piensa en nuevas batallas electorales. "Esta primera ronda es el comienzo de una vasta congregación de patriotas de derecha", dijo la candidata a partidarios en su cuartel de campaña en París. "La Batalla de Francia sólo ha comenzado", agregó.
Hija del ex soldado paracaidista y político Jean-Marie Le Pen, la abogada de 43 años se arriesgó a romper con su legado, llevando la modernidad de una madre trabajadora a un partido nacido hace medio siglo. Muchos dudaban que llevar un poco de "agradable" al "partido repugnante" diera resultado. El domingo podría haber demostrado que sí.
Ahora el partido cree que puede ganar escaños en el Parlamento por primera vez desde 1986, cuando un breve experimento con representación proporcional le dio 35 lugares.
La primera ronda de las elecciones presidenciales ha dejado el resurgir de la ultraderecha y también del socialismo en Francia. El candidato del Partido Socialista Francois Hollande ha ganado este primer envite con algo más del 28% de los votos.
La segunda ronda será el próximo 6 de mayo, cuando se enfrente al actual presidente, Nicolas Sarkozy, que se ha quedado a poco más de un punto. El voto de los partidarios del frente nacional de Marine Le Pen en la segunda vuelta será decisivo para la elección del nuevo presidente francés.
Además, esta es la primera vez que un candidato adelanta al presidente en la primera vuelta de las elecciones. Por eso, por la alta participación, y porque los sondeos indican que poco va a cambiar de aquí al 6 de mayo, Francios Hollande se ve ya ganador.