Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán amenaza a EE. UU. por su ataque a una base aérea en Siria

Irán amenaza a EE. UU. por su ataque a una base aérea en Siriacuatro.com

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha lanzado una velada amenaza contra Estados Unidos por el ataque de su armada con misiles de crucero contra una base militar en Siria. El líder supremo iraní calificó la agresión de "error estratégico".

En sus declaraciones, Jamenei ha advertido a las autoridades estadounidense "contra la amenaza de apoyar al terrorismo", según ha informado la agencia iraní de noticias Tasnim.
Las palabras del líder supremo iraní han llegado horas después de que el Parlamento del país condenara el ataque estadounidense, que ha descrito como una decisión "ilegítima" para "respaldar a los terroristas y elevar su moral".
En su comunicado, los parlamentarios han indicado que el ataque supone "una violación de la soberanía de Siria", pidiendo una condena por parte de la comunidad internacional.
El gobernador de la provincia de Homs, donde se encuentra la base atacada por Washington, afirmó tras el ataque que la misma "juega un papel clave" en las operaciones militares contra el grupo yihadista Estado Islámico.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, argumentó que la decisión de bombardear la base militar siria va en línea "con el interés nacional", al tiempo que pidió a las "naciones civilizadas" que se unan a Washington "para intentar poner fin a la carnicería y el derramamiento de sangre en Siria, así como al terrorismo en todas sus formas".
"He ordenado un bombardeo contra la base aérea siria desde donde se llevó a cabo el ataque químico", dijo, en relación al bombardeo del 4 de abril en la localidad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib (norte), que dejó cerca de un centenar de muertos. Es la primera vez que la Casa Blanca ordena una acción militar contra las fuerzas gubernamentales en Siria.
La inmensa mayoría de la comunidad internacional ha acusado al Gobierno de Bashar al Assad de estar detrás del ataque en Jan Sheijun, controlada por los rebeldes.
Sin embargo, el Gobierno de Rusia ha afirmado que el Ejército sirio bombardeó una fábrica de armas químicas en la localidad, descartando un ataque químico por parte de las fuerzas gubernamentales.
Por su parte, el Ministerio de Exteriores sirio ha negado la implicación del Gobierno en el presunto ataque químico, afirmando que se trata de "acusaciones inventadas" para entorpecer la "lucha contra el terrorismo" que se libra en el país.
Naciones Unidas ha alertado de que el uso de armas químicas es "extremadamente alarmante y preocupante", resaltando que el uso de armas químicas en cualquier parte del mundo constituye una grave amenaza para la paz y la seguridad y es una violación muy seria del Derecho Internacional".