Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los fiscales que investigan a Park piden una orden de detención formal para el vicepresidente de Samsung

El grupo de fiscales que conforma el equipo que investiga a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, cuya destitución aprobó el Parlamento --y tiene que ratificar el Tribunal Constitucional-- por un polémico caso de corrupción ha solicitado a las autoridades que emitan una orden de detención formal contra el vicepresidente de Samsung, Lee Jae Yong.
Los investigadores acusan a Lee de soborno, malversación y perjurio, en relación con el escándalo que salió a la luz tras la detención, el pasado mes de octubre, de la confidente y amiga de la presidenta, Choi Soon Sil.
Por su parte, tanto la compañía como empresarios del círculo cercano del gigante surcoreano han pedido este martes que no se apruebe la orden de detención para Lee, decisión que tiene que tomar el tribunal este mismo miércoles.
Según fuentes cercanas a la investigación, Lee, líder 'de facto' de la compañía surcoreana, reconoció que la apartada presidenta obligó a que su empresa financiara con miles de millones de wones a diferentes organizaciones de las que la confidente y amiga de Park era propietaria.
No obstante, negó públicamente esta información en la audiencia parlamentaria en la que compareció el mes pasado.
La semana pasada, Lee fue interrogado durante más de 22 horas por el escándalo que ha salpicado a la Presidencia y que ha llevado al Parlamento a aprobar la destitución de Park.
"Basándonos en los precedentes, aunque el soborno se haya cometido bajo presión el donante debe ser sancionado", ha añadido esta fuente, bajo condición de anonimato. "Su declaración sólo servirá como factor atenuante en el proceso", ha añadido.
Los fiscales sospechan que Lee habría ofrecido apoyo económico a Choi, imputada por soborno y otros delitos, a cambio de favores relacionados con su empresa.
FUSIÓN DE SAMSUNG
Una de las hipótesis que se baraja es que Park presionó al Sistema Nacional de Pensiones (SNP) para que apoyara a Samsung en su fusión con Cheil Industries en 2015, a cambio de que la compañía respaldara económicamente a la confidente de la presidenta.
En concreto, se sospecha que el grupo entregó 3.500 millones de wones (unos 2,8 millones de euros) a una de las compañías de las que Choi era propietaria. Asimismo, creen que Samsung entregó otros 20.400 millones de wones (más de 16 millones de euros) a las dos fundaciones sin ánimo de lucro gestionadas por Choi.
El respaldo del SNP a la fusión de Samsung C&T y Cheil Industries levantó serias críticas, ya que esta decisión no fue revisada por una junta independiente.
La fusión de estas dos unidades se ha visto como un paso para allanar el camino al heredero de Samsung para hacerse con el control de este 'chaebol' después de que el propietario de Samsung, Lee Kun Hee, fuera hospitalizado tras un infarto.
El heredero de la compañía ha asegurado que la fusión no tiene nada que ver con su sucesión en el cargo, y que esta medida sólo buscaba beneficiar a ambas compañías. Sin embargo, sí reconoció haber dado a la hija de Choi --la polémica confidente de Park--, jinete profesional, un caballo valorado en un millón de wones.
Precisamente la hija de Choi, Chung Yoo Rak, fue detenida recientemente en Dinamarca por estancia ilegal en el país y este mismo martes las autoridades danesas han anulado su pasaporte. Las autoridades sospechan que Chung recibió favores en el proceso de admisión en una universidad de Seúl y en los exámenes en la misma debido a la relación de su madre con la presidenta.
El Parlamento surcoreano aprobó el pasado mes de diciembre el 'impeachment' contra la mandataria, decisión que contó con el respaldo de parte de su propia formación --el Partido Saenuri--. El Tribunal Constitucional de Seúl deberá ratificar su suspensión del cargo en no más de 180 días.