Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los investigadores de Park dicen que necesitan registrar la oficina presidencial, a pesar de su negativa

El equipo de trabajadores que conforma la comisión que investiga el caso de corrupción por el que la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha sido apartada del cargo ha asegurado este viernes que necesita registrar la oficina presidencial, a pesar de los intentos infructuosos que ha llevado a cabo hasta el momento para hacerlo.
La Fiscalía ha intentado realizar registros en el Cheong Wa Dae --la oficina presidencial-- al menos dos veces, si bien se le negó la entrada a las instituciones alegando razones de seguridad. En su lugar, envió algunos de los documentos que se exigían para la investigación.
No obstante, tras revisar el material recopilado durante la investigación el equipo ha concluido que es necesario hacer una búsqueda exhaustiva y guardar pruebas de la oficina presidencia, según ha confirmado el portavoz de la comisión, Lee Kyu Chul, a la agencia surcoreana de noticias, Yonhap.
"Se han emitido varias órdenes de registro (durante la investigación) pero (los anteriores intentos) para ejecutarlas han sido rechazados (por la oficina presidencial)", ha señalado Lee.
"Estamos revisando la legislación para ver si podemos" llevar a cabo los registros", ha apuntado.
La semana pasada la Asamblea Nacional aprobó el proceso de destitución de la presidenta, envuelta en un polémico caso de corrupción desde que fue detenida una de sus confidentes y amiga.
El Constitucional deberá ahora debatir y en no más de 180 días tomar una decisión sobre su destitución.
El partido conservador se enfrenta a su peor crisis tras salir a la luz la trama, que señala a la presidenta de permitir a su confidente interferir en asuntos del Estado --a pesar de que ésta no tenía ningún cargo dentro del Gobierno-- para beneficiar a dos ONG de su propiedad, caso que también ha salpicado a los ejecutivos de varios de los conglomerados más importantes del país, entre ellos Samsung o Hyundai.
A pesar de haberse disculpado públicamente ante el pueblo, el índice de aprobación de Park cayó a un mínimo histórico del 4 por ciento, según la compañía local de sondeos Gallup Korea.