Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 1.500 inmigrantes han sido rescatados en el Mediterráneo en los tres últimos días

La Guardia Costera italiana en coordinación con las misiones europeas ha logrado rescatar en los tres últimos días a unos 1.500 inmigrantes en aguas del Mediterráneo, según el último recuento publicado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
Sin embargo, hay que contabilizar al menos 19 fallecidos cuyos cadáveres han sido recatados, seis de ellos en la zona del estrecho de Gibraltar y los otros trece en las aguas situadas entre Italia y Libia.
La Guardia Costera ha informado de que un buque francés de Frontex ha rescatado a cuatro personas en alta mar este sábado a unas 30 millas de la costa libia. En la noche del sábado, guardacostas italianos rescataron a 34 personas cerca de las plataformas petroleras de la costa libia.
El sábado han llegado los supervivientes a la isla de Lampedusa y eldomingo estaban ya en la ciudad de Mesina, un proceso en el que los inmigrantes han recibido asistencia de personal de ACNUR.
"En el que es ya un trágico comienco de 2017 en el Mediterráneo estamos todos conmovidos por los esfuerzos de la Guardia Costera italiana y de Frontex que han desafiado las condiciones meteorológicas para rescatar a tanta gente", ha apuntado un portavoz de ACNUR, Vincent Cochetel.
"Los supervivientes, sean refugiados o inmigrantes, han pasado un sufrimiento físico y psicológico inimaginable", ha añadido. Por ello, ACNUR colabora estrechamente con las autoridades para que reciban atención sanitaria.
El año pasado más de 5.000 personas murieron en el Mediterráneo, muy por encima de las 3.771 contabilizadas en 2015, según ACNUR. El inicio de 2017 constata para ACNUR la necesidad de que los países incrementen las vías de admisión de refugiados como el reasentamiento, el patrocinio privado o la reunión familiar para que no tengan que recurrir al peligroso viaje por mar con la ayuda de traficantes de seres humanos.