Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron propone recortar las ayudas sociales a los inmigrantes de la UE

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, ha anunciado que restringirá aún más las ayudas que reciben los inmigrantes para reducir la llegada de nuevos extranjeros, incluidos los comunitarios de la Unión Europea. Las medidas contemplan el endurecimiento del acceso a la sanidad pública, el paro y a las viviendas de protección a los extranjeros que lleguen al país.

El jefe del Gobierno británico ha explicado que las medidas van encaminadas a asegurar a que la gente acude a Reino Unido "por las razones adecuadas" después de que el Partido Laborista utilizase un "enfoque suave" durante sus años en el Gobierno.
Entre los anuncios, también se incluyen multas mayores para los empresarios que contraten a inmigrantes ilegales.
Actualmente, los inmigrantes de la Unión Europea deben demostrar que tienen una "oportunidad razonable" de encontrar trabajo para beneficiarse de las ayudas del Estado británico.
A partir de ahora, el Gobierno cambia a tener una "seguridad real" de que conseguirán trabajo y exige saber inglés para optar a las ayudas.
Existen "preocupaciones sobre que algunas personas pueden venir y aprovecharse de nuestra generosidad sin conseguir realizar una contribución próspera a nuestro país", ha asegurado el primer ministro.
"Estas preocupaciones no son sólo legítimas, son correctas y es una tarea fundamental de cada uno de los políticos gestionar" estas dudas, ha indicado en un discurso. Aunque no hay datos exactos, el Gobierno cree que el 17 por ciento de los británicos en edad de trabajar solicita alguna ayuda estatal en caso de estar en el paro, frente al 7 por ciento de extranjeros que las piden.
Estas medidas se enmarcan en los intentos de las autoridades británicas de impedir que búlgaros y rumanos se establezcan en Reino Unido a partir del próximo año, cuando está previsto que se reduzcan las limitaciones a la movilidad de sus nacionales después de que entrasen en la UE en 2007.
"No podemos esperar a que se acaben estos controles a los desplazamientos. Pero lo que podemos asegurarnos es que aquellos que vienen de la UE o de otras zonas, lo hagan por una buena razón: vienen aquí porque quieren contribuir a la economía de nuestro país, no porque se vean atraídos por los beneficios de nuestro sistema o la oportunidad de utilizar nuestros servicios públicos", ha afirmado.