Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Medani, el principal traficante de personas, dice estar "estresado" por tanto trabajo

Poner paz en Siria o arreglar los problemas de países como Etiopía o Eritrea parece un imposible, La situación es insostenible porque quedarse es arrieegar la vida y huir también. Los centros de retención de inmigrantes en Libia, principal punto de salida hacia Italia, están saturados. Los conflictos bélicos han cambiado de arriba a abajo los flujos migratorios. De hecho, de las 270.000 personas que intentaron entrar en Europa el año pasado, el 80% son potenciales solicitantes de asilo político. Por tanto, más que de migrantes hablamos de refugiados. Por eso las mafias se han instalado en libia. Mered Medani, el principal traficante de personas, le ha dicho a un medio italiano entre risas que está estresado por tanto trabajo. Él llena los barcos hasta los topes y los demás prueban suerte. El año pasado el Mediterráneo se tragó a 3.500 personas. Este año llevamos ya más de 1.500 ahogados.