Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños siguen muriendo en el mar mientras Europa continúa de conversaciones

El drama de la inmigración no cesa en Europa. De nuevo hemos visto morir a los más vulnerables. Tres niños y un bebé han muerto ahogados frente a la isla griega de Lesbos. Junto a ellos otras cuatro personas. Todos eran de la misma familia. Esta historia recuerda a la del pequeño Aylan Kurdi, el niño kurdo que murió en una playa turca hace dos meses. Entonces los líderes europeos ya estaban hablando. Hoy siguen haciéndolo. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han reiterado su compromiso de aportar 2.800 millones de euros para ayudar a los países de origen y tránsito a contener en su territorio a los refugiados, al tiempo que han reiterado la necesidad de reforzar el control de las fronteras exteriores de la UE. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados cifra en alrededor de 3.000 el número de personas que han perecido ahogadas en el Mediterráneo intentando alcanzar costas europeas.