Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La importancia de la boda de los Casiraghi: Está en juego la sucesión

Boda Andrea CasiraghiCasa Real de Mónaco

No se trata de tan solo un enlace sentimental, si no que tiene importancia capital para la familia Grimalidi: Ayer se ofició la boda por lo civil con 400 invitados, y después por la iglesia en Gstaad, un requisito fundamental para que Andrea pueda mantener sus derechos al trono. 

La boda aristocrática de Andrea y Tatiana Casiraghi ha causado gran revuelo por su secretismo, pero también por otras razones de mayor peso. Es necesario hacerlo de esta forma en el caso de que Alberto y Charlene no tengan hijos, una forma de asegurar que los Grimalid siguen rigiendo Mónaco. Si ese es el caso, entonces tendrá que renunciar a su apellido paterno y asumir el materno, Grimalid.
Se trata de entonces de un tecnicismo para que el pequeño Sasha, nacido el 21 de Marzo de este año, figure en el tercer puesto en la línea sucesoria detrás de Alberto de Mónaco y de su padre Andrea.
Eso sí, aunque Alberto y Charlene tengan un hijo, dos de sus sobrinos ya se han adelantado; además de Sasha, ahora Carlota Casiraghi, hermana de Andrea, espera un hijo del actor Gad Elmaleh para principios de años.