Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Las imágenes de modelos y famosas impulsaron mi anorexia"

"Mi obsesión era Victoria Beckham. Recortaba imágenes de su cuerpo y le ponía mi cara"

Rachael y su madre demandan que se prohiba el uso de retoques fotográficos

A Rachael Johnston le dieron 48 horas de vida después de luchar durante cuatro años contra la anorexia y llegar a pesar 28 kilogramos. La joven, totalmente recuperada, denuncia que su enfermedad fue impulsada por una obsesión por las fotografías de modelos y famosas extremadamente delgadas en las revistas de moda. De esta manera, Rachael se ha convertido en la abanderada de la causa contra el uso del retoque fotográfico en revistas y anuncios dirigidos a niños.
Rachael y su madre, Lyanne, han impulsado una campaña a través de Internet para que el Gobierno británico prohiba las imágenes retocadas o, en su defecto, que aparezcan advertencias similares a las de las cajetillas de cigarros.
Según informa el diario Daily Mail, Rachael comenzó a sufrir anorexia con 13 años, cuando la pequeña comenzó a idolatrar a las famosas obsesionadas por su figura. La joven guardaba los recortes de fotografías y le servían de motivación para no comer cuando tenía hambre. Obsesionada con conseguir la figura de una famosa, Rachael sobrevivía comiendo media manzada cada dos días, incluso llegó a estar diez días sin comer ni beber nada.
La joven, que vive en la localidad británica de Cheshire, explica en el citado diario que "aunque las imágenes retocadas en realidad no fueron la causa de mi trastorno de alimentación, una vez que estaba enferma me obsesioné con ellas”. “Hasta más tarde no me di cuenta del efecto de las imágenes y cómo me afectaron en las cosas que hice y en cómo me sentía”.

A finales del año 2005, Rachael se propuso perder peso, en febrero de 2006 había caído en picado.  En marzo de 2007 fue ingresada por primera vez después de sufrir un colapso. “Yo cortaba fotos de modelos y celebridades y llenaba álbunes con ellas. Mi obsesión en ese momento era Victoria Beckham. Recortaba imágenes de su cuerpo y le ponía mi cara”, cuenta.
Tres años después de que su peso llegara a los 28 kilogramos, Rachael ha logrado vencer la enfermedad aunque sufre osteoporisis debida a la desnutrición, “tomo medicamentos para la depresión y tengo el  sistema inmunológico muy bajo”.
La petición de Rachael y su madre a través de la Red ha recogido ya 100.000 firmas a través de la dirección web http://epetitions.direct.gov.uk/petitions/31414.