Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande dice que las víctimas del Germanwings serán identificadas esta semana

Cuando se cumple una semana de la tragedia aérea de los Alpes, en la que 150 personas fallecieron al estrellarse un avión de la compañía alemana Germanwings, la identificación de los cuerpos de las víctimas avanza lentamente. Los expertos forenses, que ya han aislado 80 muestras de ADN, aseguran que esta labor puede durar hasta 4 meses y que algunos cadáveres no llegarán a ser identificados nunca. El presidente galo, François Hollande, por su parte, ha asegurado que los fallecidos serán identificados esta semana.

El estado de los cuerpos de las 150 víctimas está complicando las labores de rescate e identificación de los mismos. Los expertos forenses que trabajan sobre el terreno han advertido de que estas labores pueden llegar a alargarse hasta cuatro meses. Incluso algunos cadáveres no podrán ser identificados.
Hasta el momento se han recogido unas 400 muestras entre los escombros del avión siniestrado y los forenses han aislado 80 perfiles genéticos en los laboratorios instalados cerca del lugar de la tragedia. Desde allí, las muestras serán enviadas a París, donde se cotejarán con las muestras facilitadas por las familias de las víctimas.
Los cuerpos no serán entregados a las familias hasta que no se hayan identificado todos.
"Labor extraordinariamente compleja"
El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha explicado que la identificación de los cuerpos es una operación "extraordinariamente compleja". El ministro ha indicado que "el trozo mayor que había del avión era de un metro", lo que implica que "la identificación no va a ser sencilla".
Una semana de la tragedia
Este martes se cumple una semana de la tragedia aérea y no cesan de conocerse datos sobre el estado de salud del copiloto, Andreas Lubitz, quien, según los investigadores, estrelló el avión de Germanwings contra las montañas aprovechando la ausencia del piloto en la cabina.
La fiscalía de Dusseldorf ha informado, en un comunicado de prensa, que el copiloto recibió hace varios años, antes de obtener su permiso como piloto, "atención psicoterapéutica por tendencias suicidas" durante un periodo prolongado.
En la tragedia murieron 150 personas, 144 pasajeros y seis miembros de las tripulación, de las que 51 eran de nacionalidad española.