Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los homicidios se disparan en los antiguos territorios de las FARC tras la marcha de la guerrilla

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, ha alertado este viernes de que el número de homicidios se ha disparado en los antiguos territorios controlados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que ahora se disputan otras guerrillas y bandas criminales.
Martínez ha indicado que la tasa de homicidios en las zonas abandonadas por los insurgentes de las FARC ha aumentado una media del 59 por ciento, según informa RCN Radio. "Hay unas realidades nacionales que contrastan con la realidad regional", ha subrayado.
El jefe del Ministerio Público ha explicado que en muchos lugares, entre los que ha mencionado el departamento de Caquetá (sur), el grupo armado llevaba tantos años asentado que establecía las "reglas de convivencia", por lo que su marcha ha dado lugar a una especie de anarquía.
En Huila, por ejemplo, las bandas locales tratan de hacerse con el control del 'narcomenudeo'. En la capital departamental, Neiva, "la tasa (de homicidios) en año corrido está creciendo al 45 por ciento". " No hay una política de prevención en materia de consumo de narcóticos y eso se ha prestado en una crisis en la ciudad", ha señalado.
El pasado febrero los cerca de 7.000 guerrilleros que componen las FARC abandonaron sus campamentos en la selva para concentrarse en las llamadas zonas veredales, donde esperan a completar su paso a la vida civil, algo que harán una vez se hayan desarmado, el próximo mes de junio.
El Gobierno y las FARC firmaron el pasado 24 de noviembre un acuerdo de paz tras cuatro años de negociaciones en La Habana. El Congreso, que el 1 de diciembre dio su visto bueno, trata ahora de convertirlo en leyes para poder aplicarlo y que sea una realidad sobre el terreno.
Entretanto, los grupos que antes rivalizaban con las FARC --la mayor guerrilla de Colombia-- tratan de apoderarse de sus antiguos campamentos y negocios, entre los que destaca el narcotráfico, por ser el más lucrativo. El Gobierno ha identificado al Clan del Golfo, una banda criminal formada por ex paramilitares, como la principal amenaza.