Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido gubernamental de Armenia nomina a Karen Karapetyan como primer ministro

El Partido Republicano de Armenia (PRA) ha nominado este jueves a Karen Karapetyan al cargo del primer ministro, tras la dimisión durante la jornada de Hovik Abrahamyan.
El parlamentario del PRA Artak Zakaryan ha afirmado que la decisión ha sido adoptada durante una reunión del órgano ejecutivo de la formación tras la dimisión del hasta ahora primer ministro.
Así, ha manifestado que Karapetyan publicará próximamente sus planes para el país en caso de ser elegido para el cargo, agregando que "los próximos procedimientos tendrán lugar según los tiempos definidos por la Constitución".
Por su parte, el presidente de Armenia, Serzh Sargsyan, ha destacado que Karapetyan "es realmente capaz de encabezar la gran oleada de transformaciones en Armenia", según ha informado la agencia local de noticias Armenpress.
Abrahamyan ha afirmado tras presentar su dimisión --que ha sido aceptada por Sargsyan-- que el país necesita nuevas políticas, tras un año marcado por la recesión económica y el repunte de la violencia en la región de Nagorno Karabaj.
"Necesitamos un nuevo comienzo, por eso he decidido dimitir y dejar que el presidente forme otro gobierno", apuntó Abrahamyan, que fue nombrado primer ministro hace dos años.
En 2015, la economía del país empezó a deteriorarse, el crecimiento descendió del 3,5 por ciento registrado en 2014 hasta el tres por ciento. Según las autoridades, el crecimiento económico para 2016 será de un 2,2 por ciento.
El país, formado por una población de 3,2 millones de personas, depende de la inversión rusa, cuya recesión económica ha afectado gravemente las exportaciones armenias.
El Gobierno ha tenido que enfrentarse, además, a una serie de retos políticos, incluido el repunte de la violencia entre las fuerzas azeríes y las armenias, que respaldan a las autoridades separatistas de la región de Nagorno Karabaj.
En julio, un grupo de 30 hombres armados asaltaron una comisaría en Everán, donde murieron dos policías tras dos semanas de enfrentamientos.