Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las niñas quemadas vivas quisieron denunciar las violaciones que sufrían

La muerte de 22 niñas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción de Guatemala ha dado a conocer las vejaciones y abusos, a veces sexuales, que sufrían las menores. Las chicas protagonizaron un motín y cuando parecía que la calma había vuelto, algunas se encerraron en una habitación y prendieron fuego a un colchón. Según medios locales, las llamas se extendieron rápidamente dejando decenas de muertos y heridos. Las chicas querían denunciar la situación de malos tratos y abusos que sufrían. Algunos familiares aseguran que algunas niñas habían sido violadas por los monitores. El Hogar Seguro acoge a niños de la calle, jóvenes en exclusión social, víctimas de violencia familiar y de abusos sexuales, unos abusos que muchas han vuelto a sufrir en el centro. El Hogar acoge a unos 600 chicos. Las autoridades han abierto una investigación y han dado un plazo de 48 horas para identificar a las víctimas mortales. Guatemala vive tres días de luto oficial.