Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las grandes ciudades, asifixiadas por la contaminación

Para que el aire de una ciudad sea limpio, el límite de partículas contaminantes debe ser de 20 microgramos por metro cúbico. Europa es incapaz de situarse por debajo del límite de la OMS y supera esta cifra en unos cinco puntos.  En París se han llegado a multiplicar por ocho los niveles recomendados y Madrid ha superado ampliamente los índices de la Organización mundial en los últimos cinco años.