Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una gran tormenta de nieve paraliza el transporte en Nueva York

Tormenta de nieve en Nueva YorkEFE

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha declarado el estado de Emergencia y ha pedido a los ciudadanos que no utilicen el transporte privado debido a la gran tormenta de nieve que afecta a la región. También se suspende la circulación de todos los autobuses de servicio público.

"Es una tormenta muy importante y la situación es peligrosa", ha señalado Cuomo en un comunicado oficial. "Estamos haciendo todo lo posible para mantener el tráfico y para que funcione el transporte público, pero a menos que haya una emergencia no se debe viajar", ha advertido.
Por ello, insta a los neoyorquinos a "quedarse en casa, calientes" y a dejar "que el personal de emergencias haga su trabajo". En ese sentido, Cuomo ha destacado que hay 1.800 trabajadores solo para garantizar que sigue funcionando el metro y ha destacado que también cuentan con 600 quitanieves, 150.000 toneladas de sal y 600 miembros de la Guardia Nacional disponibles.
"Las carreteras están muy, muy mal", ha asegurado Cuomo en una entrevista con la emisora de radio NY1. "Hasta ahora está todo funcionando. Estamos preparados para lo que pueda venir", ha destacado.
La tormenta ha dejado ya más de 60 centímetros de nieve y podría provocar ahora inundaciones en las zonas costeras, en particular a lo largo de la costa de Jersey y ya hay agua en calles de localidades como Ocean City.
Las autoridades esperan que las nevadas continúen durante el fin de semana acompañadas de fuertes vientos de entre 50 y 65 kilómetros por hora, lo que podría provocar interrupciones en el suministro eléctrico.