Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Yakarta presenta formalmente su dimisión tras ser condenado por blasfemia

El gobernador saliente de la capital indonesia, el cristiano Basuki 'Ahok' Tjahaja Purnama, ha presentado formalmente su dimisión este miércoles, después de haber sido declarado culpable por blasfemia y condenado a dos años de prisión.
El ministro del Interior, Tjahjo Kumolo, ha informado en un comunicado de que 'Ahok', suspendido temporalmente el pasado 12 de mayo, después de que un tribunal de Yakarta ordenara su detención, ha presentado su renuncia al presidente, Joko 'Jokowi' Widodo, el martes.
Tras su renuncia, que ha llegado a la Presidencia este miércoles, el hasta ahora gobernador de la capital y su 'número dos' abandonarán el Gobierno provincial y éste será asumido por su rival musulmán, Anies Rasyid Baswedan, vencedor en las últimas elecciones.
No obstante, la vacante en el cargo de vicegobernador "no será cubierta durante los 18 meses que quedan de mandato", ha explicado Kumolo, según declaraciones recogidas por la agencia estatal indonesia, Antara.
'Ahok' presentó una apelación tras conocer su sentencia, sin embargo el pasado lunes la familia del ya exgobernador decidió retirarla. Su abogado, Wayan Sudirta, ha confirmado esta información: "Es cierto. Su familia la ha retirado", ha señalado.
'Ahok', que ha defendido desde el inicio su inocencia, generó cierta indignación entre los musulmanes del país después de realizar un comentario sobre algunos versos del Corán durante una visita a Islas Thousand a finales de septiembre.
El gobernador cristiano, que perdió las elecciones para el Gobierno de la provincia frente a su rival musulmán, sostiene que siempre ha mantenido una relación "armoniosa" con la comunidad musulmana y que está "muy triste" por haber sido acusado de insultar al Islam.
El delito de blasfemia conlleva en el país penas de prisión de hasta cinco años.