Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Yakarta declara entre lágrimas en el juicio contra él por blasfemia

El gobernador de la capital indonesia, Yakarta, Basuki 'Ahok' Tjahaja Purnama, ha declarado este martes entre lágrimas durante la primera jornada del juicio contra él por blasfemia.
En su comparecencia, 'Ahok' ha asegurado que siempre ha mantenido una relación "armoniosa" con la comunidad musulmana, agregando que está "muy triste" por haber sido acusado de insultar al Islam.
"Eso significa que he difamado a mi propia familia musulmana, a la que realmente quiero", ha dicho, según ha informado el diario local 'Jakarta Post'.
Asimismo, ha mencionado programas a favor de los musulmanes que fueron puestos en marcha cuando era miembro del consejo local de Belitung Oriental, así como los activados como gobernador de Yakarta.
En este sentido, ha recordado que durante su mandato como gobernador de la capital del país se han construido numerosas mezquitas en la ciudad.
"Espero que mis explicaciones demuestren que nunca tuve intención alguna de insultar a los musulmanes ni a los ulemas", ha remachado 'Ahok'.
Por su parte, cientos de personas se han concentrado frente al tribunal para reclamar el arresto del gobernador de Yakarta, en su mayoría miembros y seguidores del Consejo de la Fatua de Ulemas de Indonesia.
'Ahok', un gobernador cristiano en un país de mayoría musulmana, generó cierta indignación entre los musulmanes del país después de realizar un comentario sobre algunos versos del Corán durante una visita a Islas Thousand a finales de septiembre.
Desde entonces, la Policía ha recibido en torno a una decena de informes sobre el caso.
Miles de musulmanes han salido en varias ocasiones a las calles de Yakarta para protestar contra las supuestas blasfemias del gobernador, al que acusan de faltar al respeto al Corán.
El presidente del país, Joko Widodo, ha asegurado que las deliberaciones en la investigación por blasfemia del gobernador se harán "públicas" para evitar cualquier tipo de sospechas o prejuicios.