Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Río Grande del Norte pide ayuda federal para abordar la crisis penitenciaria

El gobernador de Río Grande del Norte, Robinson Faria, ha asegurado este viernes que ha pedido la ayuda a las instituciones federales para contener el clima de inseguridad generado por la crisis de los centros penitenciarios, después de que la semana pasada murieran 26 presos en un motín en la cárcel de Alcaçuz.
Según informa la Agencia Brasil, el gobernador ha abogado por transferir a todos los presos y desactivar el modulo en el cual se produjo el choque entre dos bandas callejeras enfrentadas.
En las últimas horas, con el fin de apaciguar los motines que han asolado al centro penitenciario, se ha procedido al traslado de al menos 20 presos. En total durante esta semana la Policía Militar de Brasil ha trasladado a cerca de 220 presos de Alcaçuz, ubicada en Natal, la prisión más grande del estado.
En las últimas semanas se han producido varios motines con muertos en prisiones brasileñas, el más grave el ocurrido a principios de año en una prisión de Manaos en el que murieron 54 presos y se fugaron un centenar de reclusos.