Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Amazonas pide una guerra contra las drogas tras los motines en dos cárceles

La Fiscalía brasileña vincula a una de las bandas criminales implicadas en las reyertas con las FARC
El gobernador de Amazonas, Jose Melo, ha pedido al Gobierno brasileño que lance una guerra contra las drogas en este estado tras los motines ocurridos el pasado lunes en dos centros penitenciarios, que se saldaron con decenas de muertos y heridos.
"Necesitamos que nuestras Fuerzas Armadas eviten que las drogas entren en nuestro país y lleguen a nuestras ciudades", ha reclamado el líder regional en una entrevista concedida este miércoles a una emisora brasileña.
Melo ha atribuido sendos motines al hacinamiento en las prisiones de Amazonas, desbordadas por la gran cantidad de condenados por delitos relacionados con las drogas. "Los últimos dos años nuestra población penitenciaria se ha duplicado por el narcotráfico", ha subrayado.
Amazonas ejerce de frontera con Colombia y Perú, el primer y el segundo productor de cocaína del mundo, por este orden, lo que convierte a la entidad regional en el principal punto de entrada de esta droga al gigante suramericano.
Sin embargo, el ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, ha restado importancia a la lucha contra las drogas y ha achacado los disturbios carcelarios al Gobierno de Amazonas, que tenía información de Inteligencia que advertía sobre una posible fuga en estas fiestas.
"Hay informaciones que dicen que el secretario de Seguridad (de Amazonas) tenía información sobre un posible plan de fuga durante Navidad y Año Nuevo" y el Gobierno federal no fue avisado, ha dicho en una rueda de prensa en Brasilia.
VÍNCULOS CON LAS FARC
La Policía de Amazonas ha anunciado este miércoles que ya ha identificado a siete presos que habrían liderado los enfrentamientos entre la Familia Norte y el Primer Comando de la Capital en el Complejo Penitenciario de Anisio Jobim, en Manaos.
Las autoridades brasileñas han rehusado identificar a estas personas, ya que las investigaciones aún continúan, pero han adelantado que los líderes de las revueltas serán trasladados lo antes posible a prisiones federales.
Por otro lado, la Fiscalía de Amazonas ha revelado que la Familia del Norte, considerada la tercera organización criminal de Brasil, tendría "estrechas relaciones" con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Al parecer, la Familia del Norte se servía de un sicario peruano identificado como Nelson Flores Collantes, alias 'Acuario', que actúa en la triple frontera, para comprar armas y drogas a las FARC, informa el diario local 'Folha'.
Los nexos entre las FARC y los criminales brasileños no son nuevos. Es conocida la relación entre el Frente Primero de la guerrilla y el Comando Vermelho. A pesar del acuerdo de paz con el Gobierno colombiano, disidentes de la guerrilla habrían seguido actuando en esta frontera.
LOS MOTINES
El primero tuvo lugar en el Instituto Penal Antônio Trindade y se saldó con la fuga de 72 presos, de los cuales varios han sido capturados de nuevo, si bien muchos siguen prófugos.
Horas después, el Complejo Penitenciario Anísio Jobim fue escenario de una nueva reyerta, que comenzó a última hora del domingo con enfrentamientos entre miembros de la Familia del Norte y el Primer Comando de la Capital y acabó con 56 muertos y más de 100 fugados.
La unidad penitenciaria de Puraquenara también vivió una jornada intensa, que acabó con el hallazgo de cuatro presos muertos, que elevan el balance de muertos a 60.